La cocina tradicional de la zona, ¿quién no la adorara? Es un verdadero placer para los ojos, una gran riqueza de diferentes sabores y gustos que son primordiales, vírgenes, y por eso mucho más impresionantes. La esencia es muy simple, ya que se basa en los ingredientes que se producen en el hogar, alrededor de la casa, en el campo y en el establo doméstico. Se prepara de una forma que los lugareños - Prleki ya la conocemos décadas, podemos decir siglos.

Los manjares con y sin levadura hechos de trigo, el centeno y la harina de trigo sarraceno, donde aparecen como complemento el requesón, los chicharrones, las hierbas, las frutas frescas o secas. Gibanice, pogače, postržjače, potice, kvasenice, žganci, krapci, solenke, diferentes tipos de pan ... estas son sólo algunas de las muchas delicias.

En la gastronomía y en el campo tienen un importante papel las calabazas. El aceite de semilla de calabaza es algo indispensable en la cocina de Prlekija debido a su singular aroma, sabor único y una apariencia atractiva.

¿Conoce usted la carne de tünka y zobl? Las cabezas sábias de los agricultores ya hace siglos descubrieron una forma especial de maduración y conservación de la carne en cubos de madera – tünka. La grasa, con la que se envuelven las mejores piezas de carne - zobl - impide el acceso de aire y tiene un impacto especial en el noble aroma de la carne.

¿Čurke? ¿Prezwuršt? ¿Sireki? ?Pocane murke son un verdadero manjar del verano? Si en su viaje a través de Jeruzalem no ha probado al menos algo de lo mencionado es como si no nos hubiera visitado. Quizá le animemos e incluso enseñemos para que puedan preparar los solos.

La gastronomía y los productos relacionados son en nuestra región la herencia muy viva, lo que pueden degustar en numerosos eventos.

 

LA GASTRONOMÍA ZOBL Y LA CARNE DE TÜNKA

Zobl es pecaminosamente deliciosa especialidad cuando se unta en el pan negro doméstico, que se cuece en las estufas cerámicas. Zobl es la manteca, la pasta para untar, de color blanco, por lo general sin ningún tipo de piezas de carne que se prepara a partir de un tocino escaldado, que despúes de cocinarse fue cortada, salada, enfriada, a gusto condimentada y al final picada. La grasa de cerdo es sana y pertenece a cada dieta, pero por desgracia en las últimas dos década  fue expulsada y degradada debido al impacto de los vendedores de alimentos industriales.

 

La carne de tünka es también una famoso especialidad culinaria de Prlekija. Los registros dicen que supuestamente  se ha producido en esta zona desde el siglo XV. La base son las mejores y adecuadamente grandes piezas de carne de cerdo, saladas por maestros y sumergidas en la salmuera durante 14 días. La salmuera lleva el agua hervida que además de sal se añaden hojas de laurel, ajo, pimienta y cebolla (lük). Durante el marinado la carne debe girarse cada día.

 

Cuando sacamos las piezas de carne, por lo general las lavamos un poco, algunos incluso las sumergen en agua pura durante unas pocas horas. Escurren y secan la carne y la cuelgan en la chimenea para que se »pozelha« - se húmea (algunos no lo hacen), luego la secan al aire.

Luego dejan que se enfríe en el horno, se enfría, encaja – sumerge – hunde -  en tünka – en un cubo de madera y se cubre con la manteca - zobl. La carne se conserva bien cubierta y el aire no tiene acceso. La calidad de la carne, que se produce en casa, da una estructura particular y crea un sabor único.

EL ACEITE DE SEMILLAS DE CALABAZA

Las calabazas son los cultivos muy viejos y durante los siglos de cultivo el hombre ha planteado muchos tipos que difieren en forma, color, tamaño, y por último pero no menos importante en sabor.

Las calabazas vienen a Europa con Colón y sus sucesores. Su lugar en la rotación rural se les da en los siglos XVII y XVIII.  No hay una buena interpretación conocida de la formación de calabazas, cuyas semillas están sin vainas. Estas calabazas llamadas las calabazas desnudas son la causa de la mutación, que se estima que ocurrió hacia el final del siglo XIX, probablemente en el territorio de la actual Eslovenia.

Precisamente la calabaza desnuda es la calabaza de la que, tanto hoy en día como cien años y más atrás, se obtiene el aceite valioso. Se necesita 2,8 kg de semillas secas para exprimir un litro del aceite espeso y valioso.

Las semillas contienen una gran cantidad de proteínas vegetales y ácidos grasos insaturados, así como muchos minerales de magnesio, calcio, silicio, selenio y zinc, así como las vitaminas A, B1, B2, C, D, y E. Llevan cucurbitin, un aminoácido raro que es particularmente eficaz en la inhibición de la proliferación de la glándula prostática.

Los médicos recomiendan el consumo de aceite de semilla de calabaza en el mal funcionamiento de la vejiga y para la reducción del colesterol. Las vitaminas tienen un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso, así como en el aumento de la fuerza muscular.

Cuando hablamos del aceite de la calabaza, sinceramente siempre estamos en un ligero aprieto - es aceite, pero es mucho más que eso. Se clasifica más entre las especias, exquisiteces, por la riqueza de sabor y aroma que tiene más en común con ellos.

La primera característica que llama la atención es su intenso y oscuro color. A primera vista, el color verde, pero cuando se mira mejor se encuentran los intensos tonos de rojo - rojo como la sangre. Así es el aceite de semilla de calabaza puro del origen esloveno, porque debido a la atmósfera especial este tinte rojo se puede encontrar sólo aquí.

El aceite de semilla de calabaza puro es viscoso, denso y por lo tanto fluye "silenciosamente". En el olor hay una nota aromática de los nueces (de las cáscaras verdes y hojas) muy perceptible, pero en el sabor de avellanas tostadas.

El aceite de semilla de calabaza no es sólo un condimento en las ensaladas (la ensalada de patatas con cebolla, de repollo, de frijoles con cebolla, de tomate, de luchuga y otras), sino es también excelente para freír (mezclado con el aceite blanco, de girasol o de colza). ¡Intente freir la trucha, acompañe con la papilla de alforfón y enjuague todo con un buen renski rizling seco o semiseco. Es excelente en varias pastas para untar o ensaladas con quesos frescos no madurados.

¡¿Y qué dicen de los postres a base de las semillas molidas de calabaza que no contienen gluten. Y el helado con el aceite de calabaza?!